Home Países España Guía turística de Toledo

0 1662
Las calles de Toledo

Toledo es la antigua capital del Reino de España, está situada cerca de Madrid a unos 65 km y es un destino turístico preferido por amantes de la historia de todo el mundo. En cada rincón de la ciudad la sensación de estar en otra época se hace constante, el saber que en esta bella ciudad, convivieron pacíficamente judíos, cristianos y musulmanes, hace de Toledo una ciudad única en el mundo.

Las calles de Toledo

Las calles de Toledo

Turismo en Toledo

La ciudad de Toledo se divide en 16 barrios que están a su vez clasificados dentro de 4 distritos: Distrito del Casco Histórico, Distrito de Santa Bárbara, Distrito de Santa María de Bienquerencia y Distrito Centro-Norte.

El casco histórico de Toledo se declaró en diciembre de 1986 patrimonio de la humanidad la UNESCO por contener varios edificios de un enorme valor histórico como La Catedral de Santa María del siglo XIII, el Alcázar del siglo XVI, el antiguo Hospital de Santa Cruz del siglo XVI cerca del Alcázar que fue transformado finalmente en un museo, así como muchas otras iglesias, puentes y museos.

En la base de Toledo está el Puente de Alcántara sobre el río Tajo que es el más largo de España. Se construyó en la época romana como una entrada principal a la ciudad y fue suplido en la edad media a través del Puente de San Martín, cuyos cinco arcos apuntados alcanzan hasta 40 metros.

Otra zona muy turística y digna de ver en Toledo son las dos sinagogas medievales conservadas muy raramente, La Sinagoga del Tránsito y Santa María son la Blanca, que después de la expulsión de los judíos en 1492 se convertiría en iglesia.

En el Monasterio de San Juan de los Reyes todavía se pueden admirar las reliquias de las conquistas de los Reyes Católicos que utilizaron el edificio como lugar donde reunir todos los logros de su Reinado.

Cabe destacar también la Iglesia de El Cristo de la Luz, que fue construida a finales del siglo x como una mezquita musulmana. Es una obra impresionante del arte mudéjar y que está en perfecto estado de conservación que posteriormente fue convertida en Iglesia tras la Reconquista en el siglo XII.

La Historia de Toledo

Se pueden distinguir cuatro períodos principales en la historia de Toledo como son, la época romana, visigoda, musulmana y cristiana. En cada uno de estos períodos las diferentes culturas fueron dejando rastro de su arquitectura, arte y costumbres, y así convirtieron a Toledo en una ciudad única por su gran riqueza cultural e histórica.

Toledo de los romanos y visigodos

El primer asentamiento permanente en el área el que se tiene constancia es de los Celtíberos que construyeron una serie de fortificaciones o castillos. En El Cerro del Bú se hicieron importantes hallazgos arqueológicos de Toledo, que estaba rodeada por una muralla. En el año 192 A.C , el general romano M. Fulvius derrocó el asentamiento que estaba en Toledo en aquel momento, que eran los Carpetanos, una tribu local de pastores que no opusieron mucha resistencia contra el imponente ejército romano. En este momento se fundó Toletum. Como la ciudad albergaba grandes cantidades de mineral de hierro, Toledo se convirtió oficialmente en proveedor de monedas propias, dentro del Imperio Romano. Se construyeron numerosas villas, cuyos restos han sido excavados posteriormente, que atestiguan de una romanización y expansión constante de la ciudad, que fue coronado por un gran acueducto, que ahora está completamente destruido.

Desde las primeras incursiones bárbaras, se fortalecieron las murallas de la ciudad para fines defensivos. En el año 411 los alanos capturaron brevemente la ciudad y a finales del siglo VI fue conquistada por los visigodos definitivamente.

Toledo fue capital del Reino de los visigodos, cuyos reyes se convirtieron al catolicismo. El período visigodo fue desde el año 531 hasta el 712 aproximadamente, momento en que los musulmanes conquistaron la ciudad en su campaña de expansión por la Península Ibérica.

Toledo como parte de al-Ándalus

Edificios de Toledo

Edificios de Toledo

Los árabes conquistaron la capital del Imperio visigodo en el año 712. El gran apogeo de Toledo en esta época de dominación musulmana lo obtuvo durante el Califato de Córdoba. Se construyeron numerosos edificios y mezquitas con la influencia del arte musulmán que dejo su huella en Toledo. En el año 1085 la ciudad fue reconquistada por el Rey Alfonso VI y paso de nuevo a ser de dominio cristiano.

Toledo en la época cristiana

Desde el año 1088, tan sólo unos pocos años después de la conquista, Toledo obtuvo una primacía en todos los reinos de la Península Ibérica. Se estableció El arzobispo de Toledo que es el primado de la iglesia católica en España hoy en día, siendo uno de los obispos más importantes de España, que en la Edad Media tenían sus propias tropas y además formaron parte de la Reconquista.

Toledo era considerado un bastión de armeros (el famoso acero de Toledo). Toledo ya las tropas fueron proveídos con espadas y el Emperador Carlos V mandó que se fabricaran allí las mejores espadas del mundo durante su reinado en el siglo XVI. Cabe destacar que durante la dominación musulmana, la herrería desarrolló una técnica especial de decoración de las hojas, que se incorporó al proceso de fabricación de las espadas.

Favorecido por la aparición de diferentes idiomas de alto nivel (árabe, hebreo, latín) y lenguas vernáculas (como el arábigo-andaluz y el castellano) Toledo fue un importante centro para los trabajos de traducción del árabe al latín y romance en los siglos XII y XIII. Además desempeñó un papel crucial en la difusión de la filosofía, las Ciencias y los conocimientos de la Antigua Grecia.

Después de la conquista por las tropas cristianas del Rey Alfonso VI en 1087, Toledo se convirtió en la capital del Reino de Castilla y continuó siendo la capital de España hasta 1561, cuando Felipe II trasladó su residencia y por tanto la capital a Madrid.

Más información turística de Barcelona:


VISITA TAMBIÉN

SIN COMENTARIOS

Escribir Comentario